lunes, 11 de marzo de 2013

DE BODA EN BOGA: Una boda en Viena

DE BODA EN BOGA

Una boda en Viena


Carla and Luis


Esta romántica boda que quiero compartir con vosotros hoy, es de esas bodas que lleva tras de sí una gran historia de amor, de distancia, de reencuentros... y todo ello en la capital de la música clásica por excelencia: Viena. 

La historia de Carla y Luis comenzó cuando tan sólo eran unos estudiantes universitarios. Después de mantener una relación a distancia durante 5 años (ojo, se dice pronto...), rompieron, pero dos años después, en agosto de 2008 se encontraron en el Empire State de Nueva York (casualidades de la vida). Retomaron su relación y el 14 de abril de 2012 finalmente se dieron el sí quiero en Viena. 

Os podéis imaginar todo el jaleo que lleva organizar una boda en una ciudad diferente a la vuestra, ¿verdad? Pues a eso añadidle celebrarla en otro país diferente. Por ello los novios quisieron agradecer la presencia de sus invitados con esta bolsita. No me puede gustar más este detalle. 




Esta bolsita contenía toda la información necesaria para pasar en Viena el fin de semana, desde los horarios y datos sobre la boda, hasta las recomendaciones de los novios sobre los puntos de la ciudad  más emblemáticos. También se incluía una pequeña lista de palabras en alemán para que los invitados se manejaran con el idioma. 



En este mapa hecho por la hermana de Carla, se sitúa la localización de los lugares de interés de la celebración así como las preferencias de los novios. La finalidad de todo este set era que los invitados pudieran aprovechar el viaje para visitar la ciudad. Seguro que con estos detalles ninguno de ellos se perdió ni llegó tarde... ¿o sí?


La ceremonia se celebró en la iglesia de San Pedro, la iglesia católica más antigua de Viena. Fijaos en la cúpula y en la decoración barroca del lugar. Es absolutamente impresionante. 


Una de las razones por las que Carla y Luis eligieron Viena para su boda fue el marcado carácter musical que tiene la ciudad.Tuvieron claro desde el principio que la música clásica sería el hilo conductor de su boda y como muestra esta imagen. Pañuelos con partitura fueron incorporados al programa de mano. La interpretación de la música corrió a cargo un coro, un tenor y una soprano, que interpretaron la "Canción de la alegría de Beethoven" en el momento de la entrada de la novia.  





El ramo de la novia estaba compuesto por rosas blancas unidas con un lazo de seda beige. 





Carla llevó un vestido de Manuel Mota para Pronovias, que combinó con un velo absolutamente precioso hecho a mano por Manuel de Vivar. 



Posteriormente, la novia decidió ponerse una chaqueta de Manuel de Vivar. El chaqué del novio era de Hacket. 

   


En esta foto se puede ver a los ya convertidos en marido y mujer ascender por la escalinata del Palacio Auersperg, lugar elegido para el convite. (Ahora mismo me teletransporto y me siento como una auténtica princesa...).



El banquete se celebró en uno de los salones del palacio, al ritmo de música clásica de piano en vivo. Un instructor de Vals y varias parejas de bailarines invitaron a los asistentes a unirse a los valses. 




En las mesas, pusieron unos programas con una lista de las melodías que iban sonando durante banquete. Dentro de los mismos, había una nota de los novios donde ponía: "Una de las grandes ventajas de casarnos en Viena es ésta: la música clásica realza nuestro amor como en ninguna otra parte del mundo".   Además, Carla escribió una nota a cada uno de los asistentes con poemas y citas célebres sobre el amor. Para ello, utilizó una pluma sobre papel de algodón y después las lacró con el monograma de los novios. 


 


Carla quiso tener un detalle especial con su madre y por ello le entregó este pañuelo bordado, agradeciéndole el haberle enseñado el significado de la palabra "amor". 




La candy bar estaba llena de dulces en tonos blanco, dorado, rosa palo, trufas de champán, nubes de caramelo, macarons...

 


Los recién casados eligieron el "Vals del Emperador" de Johann Strauss II para dar comienzo al baile. Fijaos en el vuelo del vestido. Es impresionante. 





La velada terminó con fuegos artificiales en los jardines del Palacio de Auersperg. 




¿Qué os ha parecido esta boda?

Es una de las bodas más románticas, más elegantes, más cuidadas, más preciosas y con más gusto que he visto nunca, si no la más. No quiero dar pistas, pero estoy segura de que cuando llegue mi día D tomaré inspiración de esta boda tan musical. Si os ha gustado, espero que vosotras hagáis lo mismo. Estoy segura de que habrá sido así. 



Por ello quiero dejaros aquí toda la información, por si os animáis a celebrar vuestra boda en Viena. 


Fotografia: Claire Morgan
Wedding Planner: Prime Moments
Lugares: Iglesia de San Pedro y Palacio de Auersperg
Catering: M*Eventcatering
Invitaciones y programas: East Six; Technografik
Música y bailarines: Wiener Residenz Orchestra
Peluquería y maquillaje: Alice Retzel




******** 
Puedes seguirnos en Twitter @Bodasdehoy, en Bloglovin  y en Pinterest

***********






1 comentario:

  1. Sencillamente maravillosa!! De donde sacas tanta y tan preciosa información. Sin duda es una boda de ensueño, por todo; entorno, cultura,...Hoy te lo decimos con mayúsculas ENHORABUENA!
    Besitos

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por tu comentario!

Blogging tips